Ubicado en el continente africano, Marruecos se presenta al mundo como un lugar poco conocido, en las siguientes trataremos de abrir sus secretos al mundo.

Marruecos es un país africano con una población muy joven, la mayoría de sus habitantes, alrededor del 70%, son menores de 30 años. Siendo en total una masa de 26 millones de personas.

Tiene muchas costumbres tradicionales que en otras partes del mundo pueden resultar muy curiosas. Por ejemplo si una turista occidental gusta de usar ropas ligeras tendrá que hacer una excepción cuando llegue a Marruecos y mucho más si intenta ingresar a una mezquita.

Asimismo, a la hora de la comida un hombre que no es de este país se sorprenderá ante la abundancia, por lo cual no será de mala educación dejar la comida en el plato. Y cuando el visitante es invitado a una cena de una familia marroquí deberá lavarse las manos y no deberá probar bocado alguno sin antes oír la oración que hará el dueño de la casa.

Otro punto importante en las costumbres es que hay que quitarse los zapatos al ingresar a un hogar.

La religión más importante es la musulmana, a razón de ello la presencia de mezquitas, lugares de oración, es imprescindible en las ciudades. Existen algunos problemas para algunos visitantes, porque generalmente el ingreso a mezquitas y lugares sagrados es permitido solo a los musulmanes, a pesar de ello existen algunas mezquitas que si lo permiten, entre las cuales se encuentran: el Mausoleo de Mohammed V en Rabat y el Mausoleo de Moulay Ali Chérif en Rissani, entre otros.

Otra costumbre que ha pasado de generación en generación es referida a las mujeres, quienes deben llegar vírgenes al matrimonio y por ello están prohibidas las relaciones pre matrimoniales. El matrimonio es una unión obligatoria para las relaciones amorosas que quieren escapar del silencio y los reproches de la sociedad, así también la familia es demasiado importante para las marroquíes.

Siendo un país mayoritariamente joven, los ancianos son bien considerados debido a su escasa presencia en los hogares y muchas veces son las cabezas de las familias, en ese aspecto el valor de la mujer también cobra un realce en las familias.

Entre estas y otras costumbres son necesarias de conocimiento para aquellos que planean una vista hacia el continente africano para llegar hasta Marruecos, un país muy joven y musulmán.

Etiquetas: , , , , ,